Fandom Película

El entretenimiento y la tecnología es nuestra pasión

Entretenimiento Reseñas Reseñas de Peliculas

Reseña: Competencia Oficial, ¿En qué momento termina una película?

Es la pregunta más importante que Penélope Cruz hace en Competencia Oficial. Y la audiencia, que acaba de vivir una reflexión sobre el cine dentro de una película, no sabe que responder.

Son pocas las personas que han intentado responder esta pregunta. ¿Termina cuando se apaga el proyector del cine? ¿Cuándo se termina de filmar? ¿En el momento el espectador memoriza los diálogos? ¿Cuándo los cineastas involucrados ganan un premio? ¿O será que nunca termina?

Nadie podria responderla mejor que los mismos cineastas y sus fanáticos. Y en esta película, van de la mano para descubrirla, juntos. Pero no revueltos.

Competencia Oficial es una película española dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, dos argentinos ganadores del Premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana, conocidos por “hacer cine de autor pensando al mismo tiempo en el gran público».

La película, también conocida como Demasiado Ego, participó en la competición principal del Festival de Cine de Venecia en 2021.

Sinopsis

Preocupado por su impacto en el mundo y como será recordado, el empresario farmacéutico Héctor Suárez, que acaba de cumplir 80 años, busca hacer algo diferente, más real. Ya tiene una fundación, ya tiene renombre. Pero todo eso se olvidará.

Debe ser algo que se preservará con los años, incluso después de que él muera. ¿Un puente? No. ¿Una película? No cualquier película. La adaptación de la premiada y aclamada novela Rivalidad, cuyos derechos no le salieron baratos.

Para ello, necesita al mejor equipo, sin escatimar en gastos. La película y el aura que la rodea deben ser inolvidables.

LA mujer

Lola Cuevas es una de las narradoras principales de la historia.

Penélope Cruz interpreta a Lola Cuevas, una reconocida directora de cine que, en sus palabras, toma riesgos y se apasiona mucho por sus obras. Es un guiño a los mejores cineastas que han pasado por altas y bajas.

Suárez la contrata no solamente para dirigir su película, sino también para crear el guion y tener la última palabra en absolutamente todos los ámbitos de la película, que debe gritar su nombre por todas partes.

Lola se encuentra en el punto medio entre la industria y el arte, si es eso posible. Su personalidad es excéntrica, sensual y diferente. Empoderada con el género femenino y los placeres que puede generar en los sentidos, incluyendo los suyos, tiene sus propios métodos para que los actores conecten con su personaje, logrando convertir un filme como lo es Rivalidad en una realidad en la que ella es parte.

El cine comercial y el cine de arte

Nuestros protagonistas masculinos nos regalan aquello que muchos fanáticos del cine hemos imaginado muchas veces: una competencia entre el cine de arte y el cine comercial. Personificados y aterrizados en la vida real, cada uno tiene su propia actitud, su propia forma de pensar y por supuesto, su propia edad.

Oscar Martínez le dio vida a Iván Torres.

Iván Torres – El arte

Tratamos a un profesor que prefirió la enseñanza y el cine de arte al reconocimiento y ganancia económica que puede traer el cine comercial, el cual por cierto aborrece. Considera el cine como una pieza de arte: delicada, llena de significados y críticas sociales. Para él, el público es un enigma muy difícil de descifrar; y la actuación es un ritual de amor a la historia.

Félix Rivero – El comercio

Antonio Banderas y Penélope Cruz

Antonio Banderas nos presenta a un actor más “juvenil y actualizado”, exitoso en el ámbito del cine comercial y a quien no le importa disfrutar de la fama y los beneficios que está le trae. Para él, la actuación no tiene gran ciencia, al igual que la conquista del público.

Estos dos actores, a pesar de ser los mejores en su ámbito, nunca han cruzado palabra. Como es de esperarse no se tienen mucha simpatía entre sí, todo lo contrario. Una rivalidad y competencia reales que se convertiría en ese je ne sais quoi que convertiría la adaptación de Suárez y Cuevas en una de las mejores películas, digna de participar en una Competencia Oficial.

Los detalles

El filme de Gastón Duprat y Mariano Cohn deposita en sus personajes muchas críticas hacia la opulencia que rodea el mundo cinematográfico. La exageración de las cosas, la grandeza que todos buscamos, la pasión, la provocación, la seducción y la necesidad de estar en constante actualización no solamente se ve en sus personajes, sino también en su escenografía, que también tiene un gran impacto por su sencillez y armonía visual.

Las referencias a la vida real, al carácter de los personajes y a la misma adaptación cinematográfica de Rivalidad te cuentan su propia historia. ¿Cómo vemos el cine de arte? Elegante, como lo puedes apreciar en estos colores. ¿Y el cine comercial? Más relajado, como lo puedes apreciar en esta iluminación.

Es impresionante como está película puede crear una crítica a los premios cinematográficos de cualquier talla, hacia los objetos físicos, hacia las formas de ser de las personas, incluso hacia la tragedia, mientras te hace reír.

Lola, Félix e Iván son personajes a los que puedes odiar y al momento siguiente amarlos. Que te harán enojar, pero después te estarás riendo de sus acciones. Son tan complejos, pero a la vez tan tranquilos, que nunca dejarán de sorprenderte.

Me es muy importante mencionar la locación. La mayoría de las escenas corren en la fundación de Humberto Suárez, un edificio que él mismo considera como un adorno. Y sin embargo, casi nunca vemos una escena en el mismo lugar, y de ser así, siempre es desde otra perspectiva. Ese edificio es un mundo propio, impregnado con elegancia, pero también con modernidad.

Una carta al cine

Competencia oficial es una película que todo fan del cine debe ver. No solamente para conocer todo lo que hay detrás de la creación de una película, sino también para sentir. Todos los sentimientos son válidos aquí.

Todas las historias, todas las virtudes y todos los defectos del ser humano son válidos aquí.

Es un filme excelente que te cuenta una historia dentro de otra historia, que rompe con los límites entre la realidad, la literatura y el cine. ¿Qué es real y que no lo es? ¿Qué forma parte de Rivalidad, que de Competencia Oficial y que de la vida real? No lo sabemos. O tal vez sí.

Una crítica a la sociedad, una carta al cine, un golpe de realidad y una provocación al humor. Y tal vez un poco de demasiado ego.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: